Bolsas de flamencos

Bolsas de flamencos

Está muy claro que aquí estamos todos completamente locos por los flamencos. Nos encantan, los adoramos y, si pudiéramos, tendríamos uno y lo sacaríamos todos los días a pasear. Quizás no lo podamos hacer con uno de verdad, pero sí podemos llevar bolsas de flamencos a donde quiera que vayamos… ¿Existirá alguna manera de guardar nuestras cosas con más estilo? Estamos seguros de que no.



¿Por qué comprar bolsas de flamencos?

La pregunta debería ser ¿por qué todavía no tienes una? No nos hace falta un motivo especial para querer tener bolsas de flamencos, pero razones te podemos dar de sobra. Imagínate ir a hacer la compra, pasar un día espectacular en la playa, irte de viaje o sencillamente llegar a la universidad o al trabajo y realizar tus actividades rutinarias llevando a todas partes una original bolsa o mochila de estos animales rosados.

Serías la envidia de todo el mundo, muchas personas te preguntarían por tu maravillosa bolsa… Y es que, sin duda alguna, nadie se queda indiferente ante el esplendor rosa y toda la fabulosidad que tiene un flamenco.

Además, ¿qué mejor manera de sobrellevar un mal día o hacer que un buen día se convierta en excelente y único? Mirarás a los flamencos de tu bolsa y todo será mejor y más bonito. Los flamencos nos alegran, nos llenan de emoción, sacuden de nuestra vida todo el gris que pueda haber… Y, por supuesto, lo convierten en una hermosa gama de distintos tonos de rosa. Son nuestra mejor terapia, un motivo para reír y recordar que podemos volar y, sobre todo, caminar con soltura y nadar con tranquilidad sobre los problemas.

¿Ahora ya sabes por qué necesitas una o miles de bolsas de flamencos? Seguramente ya quieres tener muchas en todos los diseños, tamaños, colores y formas. Porque, igual que nosotros, eres especial y estás completamente loco por los flamencos.